¨S.O.S. Niños y adolescentes en riesgo”

riesgos-internet-ninos-adolescentes

Por: Yolanda Silva Bastidas

Como padres de familia tenemos a nuestro cargo la responsabilidad de velar por el sano desarrollo de los hijos; sin embargo hoy en día los roles se ven vulnerables, no se cuentan con adecuadas fuentes de información que les apoyen en su tarea como educadores y formadores de valores

Lamentable pero cierto que la realidad rebasa cada vez mas las películas de terror, con desgarradores sucesos de violencia, delincuencia, secuestros, homicidios; que nos deben hacer reflexionar,que mundo y sociedad les esta tocando vivir a nuestros hijos, y que hacer entonces como padres o educadores para protegerlos?

El uso desmedido de las redes sociales, la información de “todo” al alcance de “todos” en el internet y nuestras conductas como papas “light” permisivos para estar en “onda” y ser sus “amigos” que nos hacen caer en graves omisiones con terribles consecuencias. La ausencia de limites, de reglas claras de convivencia familiar, de la falta de integración de nuestros hijos a las obligaciones domesticas, el hacer valer al dicho: “Yo le daré a mi hijo lo que no tuve, lo que me prohibieron, que el no sufra”….lo han pensado, lo han escuchado, les suena familiar?…eso nos hace caer en un juego interminable de omisiones u obligaciones que tenemos al disciplinar y vigilar la conducta, pero en base a esta dicho, justificamos nuestro actuar.

Es así como llegan a mi consultorio, padres desesperados, “dándose por vencidos” ante conductas desafiantes y negativistas de niños y adolescentes que derrotan la“autoridad”.

La convivencia es posible entre padres e hijos, y más enriquecedora de lo que se cree. En verdad como papas, como educadores, podemos lograr “conectar” con nuestros hijos, ponernos en su lugar y así siempre abra un canal abierto. Reestablecer la confianza y el amor es posible siempre y cuando tengamos disposición al cambio y voluntad, al darle el lugar que se merecen nuestros hijos, darles tiempo. El riesgo de caer en conductas autodestructivas, esta latente, eso no lo podemos evitar, pero si podemos empezar a despertar la conciencia que como padres no debemos perder, les dejo aquí unas recomendaciones:

  1. Crear Vínculos:. A través de la confianza, mostrando interés en sus cosas, en su vida, dar tiempo de calidad; escuchándolos, los niños y adolescentes tienen mucho que decir, así como muchas dudas y necesitan orientación y respuestas..
  2. Clarifica conceptos: Autoridad no es lo mismo que autoritarismo, educar no significa castigar, disciplina no significa solo prohibir, flexibilidad no significa “ser amigo de tus hijos” ni sobreproteger.
  3. Hábitos saludables. Darle prioridad a una balanceada alimentación, hacer deporte, si es posible acompañar a nuestros hijos y estimular tiempos y espacio para el deporte.
  4. Amabilidad y Gratitud. Crear conciencia en nuestros hijos al hacerlos participes de actividades de apoyo social, visitar algún asilo, orfanato, participar en alguna organización de ayuda o apoyo.
  5. Evitar Comparar. Al comparar a tu hijo le estas demostrando que deseas que el sea otra persona.
  6. Evitar amenazar. Las amenazas son la frustración parental y rara vez son eficaces. Evita reconocer ante tu hijo, que se te salió de control, que no saben que hacer con el, pues de esta manera el sabrá que “gano” que el tiene el control. Aunque no sepan que hacer, no lo reconozcan. Pidan ayuda profesional, siempre hay opciones.
  7. Educa con el ejemplo: Si le aconsejamos a nuestros hijos que la educación es importante, se educado, preocúpate en desarrollarte y/o prepararte como persona, seguir estudiando, inscribirte en algún curso de desarrollo humano, haz ejercicio, cuida tu aspecto personal, atiende todas tus áreas de vida.

Por el contrario de lo que muchos papás pensamos, nuestros hij@s pueden llegar a ser nuestros grandes maestros. Ellos están en nuestra vida para ayudarnos a ser más pacientes, mas responsables, compasivos, más generosos y sobre todo para que aprendamos a amar incondicionalmente. Así que los invito a que estas fiestas decembrinas aprendamos mutuamente, que nos quieren enseñar y que necesitamos como padres aprender.

Crédito:

Psicóloga Yolanda Silva Bastidas

Psicóloga Clínica y Psicoterapeuta Familiar y de pareja